Si decides alquilar tu vivienda este verano, como muchos de los propietarios de las comunidades de tu alrededor están haciendo, es importante que conozcas varios factores que influyen en la decisión de alquiler de terceros. Vamos a reunir en este post las más importantes que debes conocer.

Lo primero es dejar el piso, la casa de campo o el apartamento en perfecto estado antes de alquilar. Para eso es importante hacer una revisión eléctrica, comprobar las instalaciones, la humedad de las paredes y que esté bien presentable.

Tanto el arrendador como el arrendatario tienen que dejar constancia por escrito de cómo se encontraba el inmueble a la hora de la entrega, si estaba recién pintado, qué muebles contenía, cómo se encontraba de limpio, el menaje del que disponía la cocina, etc.

De esta forma pasado el proceso de alquiler, el arrendador puede exigir lo mismo que se entregó en su momento, pero siempre y cuando aparezca esta información por escrito.

Otra cosa que no debemos olvidar es dar de alta los suministros y hacer el traspaso de forma correcta, de modo que las facturas lleguen al destinatario correspondiente y no se produzcan impagos, como sucede en muchas ocasiones debido a una mala gestión administrativa. Hay que proporcionarle todas las facilidades al inquilino, la cuota de la comunidad, el IBI, la cuenta a la que debe domiciliar el pago, y todos los gastos aparejados al uso de la vivienda.

Es muy importante conocer el mercado y saber los precios que se mueven, para alquilar la vivienda con un precio razonable y justo según la zona en la que esté ubicado. Y en caso de que pueda haber desperfectos, fruto de la antigüedad del bloque, el casero debe hacerse cargo.

Y por último y no menos importante, se recomienda ser amable con el inquilino y atender sus necesidades siempre de una forma cordial, para que exista una buena relación entre ambas partes, lo que favorecerá el transcurso del alquiler de la vivienda.