La aplicación Parc, impulsada por dos jóvenes de Barcelona, permite a los propietarios de una plaza de aparcamiento alquilarla por horas o minutos. La app abre la puerta del garaje y guía al conductor hasta el lugar exacto de estacionamiento que resulta más económico que la zona azul. De momento solo funciona en la ciudad Condal pero el objetivo de los impulsores es dar el salto a Madrid.

Una solución a la movilidad urbana en la que todos ganan: propietarios de plazas de aparcamiento, conductores en busca de un estacionamiento y la comunidad de vecinos. Eso es lo que ofrece Parc, una aplicación impulsada por Marc Coderch y Alex Bosch, dos jóvenes de Barcelona que han ideado un sistema que permite el alquiler de plazas de aparcamiento particulares. Activa desde hace unos meses, los propietarios barceloneses ofrecen sus plazas de garaje a un coste inferior a un euro la hora (la zona azul en la ciudad Condal oscila entre 1,08 y 2,5 euros la hora dependiendo del lugar). El 70 por ciento del importe cobrado va a parar al bolsillo del dueño de la plaza, el 5 por ciento a la comunidad de propietarios y el restante 25 por ciento a Parc.

Hasta la fecha han logrado establecerse en una decena de aparcamientos del centro de la ciudad, ofertan más de una veintena de plazas y más de 3.000 usuarios se han descargado la app.

“En Barcelona hay 412.000 plazas particulares de aparcamiento y solo 120.000 son públicas con lo que la capacidad de crecimiento de nuestra empresa es muy grande”, explica Coderch que se fija como objetivo a corto plazo alcanzar las 50 fincas y 5.000 plazas de aparcamiento antes del verano y expandir su negocio a otras ciudades, con Madrid como principal foco. “Para conseguir nuevas comunidades acudimos a las reuniones de vecinos con el administrador y les explicamos el proyecto. Todos los vecinos se benefician de un porcentaje de los alquileres de las plazas, aunque no sean las suyas, con lo que reducen su cuota de la comunidad”.

¿Cómo funciona la app?

El usuario que se descargue –es gratuita- la app (disponible en App Store y en Google Play) puede seleccionar uno de los aparcamientos disponibles y elegir el tamaño de la plaza que está buscando. Una vez elegida, gracias al teléfono móvil, se abrirá la puerta de acceso y encontrará la plaza libre por medio de un mapa. El coste del estacionamiento es de 99 céntimos la hora y los usuarios tienen la opción de pagar por minutos con un gasto mínimo de 50 céntimos.

Para los propietarios de las plazas también resulta muy sencillo su manejo. Basta con descargar la app e indicar el horario en el que está disponible para su alquiler. Solo con tocar la pantalla del móvil puede poner o quitar su plaza del mercado al instante.

El servicio incluye la instalación de una cámara de seguridad en la entrada del garaje, un sistema domótico de apertura de la puerta conectada al móvil de cada usuario, un seguro de responsabilidad civil, señalización interior para acceder a la plaza libre, instalación de protectores en las columnas y limpieza de las instalaciones.

Ideas similares

Hace tiempo que está al alcance de todos El Parking, una app gratuita (disponible en App Store y Google Play) que permite encontrar aparcamiento tanto en la ciudad como en el aeropuerto, pagar con el móvil en gasolineras o el ticket de la zona azul e incluso hacer reservas de estacionamientos en garajes privados y solicitar un servicio de aparcacoches. Disponible en 150 ciudades (Barcelona, Madrid y Valencia, entre ellas) entre los servicios que ofrece está el de compartir la plaza de garaje cuando no se use, algo similar a Parc aunque sin ventajas para la comunidad de propietarios afectada.

Pin It on Pinterest