Blog

La comunidad de vecinos contra las mascotas ruidosas, ¿pueden echarlas del edificio?

Tres de la mañana y el perro del vecino no para de ladrar. Es la quinta noche consecutiva que ocurre, una historia que se repite a menudo y que molesta a terceros, en este caso, vecinos. Ruidos, suciedad y malos olores suelen ser el origen de la ruptura de la convivencia en una comunidad de propietarios cuando nos referimos a las mascotas pero, ¿puede llegar el caso en que el animal tenga que abandonar el edificio por imperativo judicial? Leer más

leer más

Pin It on Pinterest